Terapia

De Wiki de las Ciencias del Deporte y la Salud
Saltar a: navegación, buscar

En relación con el fitness y los deportes, la terapia es la aplicación de una sustancia o técnica para la prevención, control y tratamiento de lesiones atléticas comunes y de problemas relacionados. Muchos de los medios disponibles también juegan un papel en la mejora de la recuperación después de las sesiones de entrenamiento, lo cual obviamente lleva a una mejora en el rendimiento. Algunos de los medios terapéuticos actualmente en uso están restringidos al dominio exclusivo de médicos de medicina deportiva o a un fisioterapeuta licenciado, mientras que otros pueden ser puestos en práctica por los entrenadores e incluso por los mismos atletas. Aquí viene una lista de los más comunes: Diatermia: es una modalidad terapéutica profesional. La diatermia es una forma de calor de alta frecuencia que penetra en los tejidos lesionados más profunda y más efectivamente que otras formas de terapia de calor, puesto que donde otras modalidades penetran entre un octavo a un cuarto de pulgada como mucho, la diatermia llega hasta una pulgada y media o dos pulgadas y media dentro de los tejidos lesionados. La diatermia aumenta la vasodilatación (aporte sanguíneo) requerida para llevar nutrientes hacia los tejidos lesionados, así como para eliminar los productos de desecho. A diferencia de otras formas de terapia, el calor circulante de la diatermia no produce una hinchazón estática de la zona de tratamiento. Nota: todas las formas de terapia de calor tienen que ser seguidas por crioterapia o tratamiento de frío. Electroestimulación: su uso típico requiere la utilización de electrodos que crean una contracción de la musculatura de alrededor, reduciendo el edema al bombear fluido fuera del tejido afectado. Una aplicación atípica (pero muy efectiva para reducir un edema), puesta en práctica por los especialistas de medicina deportiva del antiguo bloque oriental, supone que los electrodos no se colocan sobre los músculos, sino directamente sobre las articulaciones. Se aplica una cantidad de estimulación intermitente de moderada a intensa, durante 10 a 15 minutos por sesión. Este tipo de estimulación transarticular es más efectiva cuando se aplica inmediatamente después de una diatermia y viene seguida por una crioterapia y una elevación. Crioterapia: la aplicación de frío (normalmente en la forma de hielo o de "hielo químico") a los tejidos del cuerpo con el propósito de aliviar el dolor y de hacer disminuir la hinchazón (vía vasodilatación). El uso típico consiste en su aplicación cada hora durante 10 ó 15 minutos cada vez. El hielo es simple, barato y efectivo y puede aplicarse sin requerir asistencia profesional. Terapia de calor: la aplicación de almohadillas calientes o de duchas calientes funcionan mucho mejor cuando se siguen de hielo, porque el calor por sí solo produce la hinchazón estática, de modo que dejar una almohadilla caliente toda la noche es el peor tratamiento posible porque crea un edema estático. Nunca utilice calor antes de 48 a 72 horas después de que se haya producido la lesión. Cuando se usa, debería utilizarse sólo durante 10 ó 15 minutos junto con un estiramiento activo de la parte del cuerpo que se está calentando, seguido por 10 a 15 minutos de hielo y de estiramientos del área afectada. Las duchas calientes son muy buenas en la mañana y después de los entrenamientos para llevar sangre a los tejidos, pero el agua de la ducha debería enfriarse cada vez más hasta llegar a estar totalmente fría para disipar cualquier hinchazón causada por el calor. Ultrasonido: son unas ondas de sonido de alta frecuencia cuya oscilación penetra de 1 a 2 pulgadas y media dentro del tejido muscular. El ultrasonido suelta o rompe el tejido cicatricial y las rígidas adhesiones fibrosas debidos a la lesión. Se usa con frecuencia en la mayoría de los problemas musculoesqueléticos. Hidroterapia: el uso del agua como medio terapéutico/recuperativo. Las formas más comunes vienen señaladas a continuación: Duchas de contraste: se hace inmediatamente después de entrenar para exponer el área a chorros alternados calientes y fríos, de modo que esté confortablemente caliente por 2 a 3 minutos, seguidos de 2 minutos de agua progresivamente más fría hasta que llegue a ser molesto. Este procedimiento se repite durante 4 a 6 ciclos. Puesto que el agua caliente es un vasodilatador y el agua fría es un vasoconstrictor, el efecto neto de las duchas de contraste es una increíble mejora del área afectada. La efectividad de las duchas de contraste se incrementa en gran medida cuando se combina con los estiramientos. Se pueden hacer varios tipos de estiramiento del tronco, incluyendo flexiones laterales, así como flexiones y extensiones. También pueden hacerse flexiones de los cuádriceps, de los músculos posteriores del muslo y de los pectorales después de entrenamientos dedicados a esos grupos musculares. Los estiramientos se repiten después de cada ciclo de contraste. Deben usarse pasamanos y caucho antideslizante que evite los resbalones como medida de seguridad. Baños de contraste: se aplican de la misma manera y con el mismo propósito que las duchas de contraste, sin embargo, los baños de contraste son más convenientes para un uso localizado (ej., tratar un miembro en vez de todo el cuerpo). Remolinos: esta forma de terapia mejora la circulación y ofrece un efecto de relajación. Pueden utilizarse para un uso general o localizado. La temperatura del agua debe estar entorno a los 102-103°P (2S-35°C). Las inmersiones se tienen que limitar a 15 minutos o menos. Evite este método si hay una articulación, o más de una, que presente inflamación. 7. Criocinética para la espalda lumbar y para la recuperación de la pierna: una bolsa de hielo puede construirse simplemente colocando hielo picado dentro de una bolsa que pueda cerrarse. Inmediatamente después de dejar la ducha, el individuo debería tumbarse en el suelo con los pies apoyados sobre una cama o un sofá, con el hielo debajo de su espalda lumbar. Para mejorar el efecto de este procedimiento el triple, debería estirar la columna mientras está sobre el hielo y suavemente hacer flexiones laterales (de lado a lado) alternado con movimientos de llevar las rodillas hacia el pecho. Un movimiento de la columna de este tipo sirve para contrarrestar cualquier efecto de tirantez que puede provocar el hecho de tener hielo en la espalda. La terapia criocinética resulta muy beneficiosa para reducir la contracción y la rigidez del tejido muscular así como para eliminar los productos de desecho acumulados en estos tejidos, inducidos por el entrenamiento. Debería estar un tiempo no inferior a 15 minutos y no superior a los 20, y resulta más efectivo cuando se hace inmediatamente después de una ducha de contraste. 8. Elevación de la pierna: se usa como medio para invertir la presión hidrostática o de columna después de pasarse todo el día de pie o entrenando. La elevación de la pierna resulta particularmente efectiva antes del entrenamiento, y los beneficios se multiplican por dos cuando concurre con una crioterapia para las rodillas. Para una eficacia máxima eleve las piernas durante al menos 20 minutos, manteniéndolas perpendiculares al suelo mientras se está tumbado sobre la espalda. 9. Asistencia profesional continuada: muchas formas de terapia, incluyendo varios tipos de "trabajo corporal," están disponibles para los atletas a un coste moderado y resultan altamente recomendables. Las formas de asistencia profesional más comúnmente utilizadas son las siguientes: falta texto...