Quiste de Baker

De Wiki de las Ciencias del Deporte y la Salud
Saltar a: navegación, buscar

El quiste de Baker o quiste poplíteo es una acumulación anormal de líquido sinovial o una especie de hernia en la cápsula articular posterior de la rodilla, debida a la distensión de la bursa posteromedial, situada entre los tendones de los músculos semimembranoso y gemelo interno de la articulación de la rodilla. Es relativamente frecuente y puede estar asociada o no a una patología articular de la rodilla.


Quiste.png Figura 1. Quiste poplíteo


Las bursas son bolsas que facilitan el deslizamiento de los tendones, las cuales se irritan con cierta frecuencia, inflamándose y aumentando de tamaño. Este tipo de afección es una bursitis con presencia de una estructura anatómica (quiste).

Se presenta como un bulto en la región poplítea, con dolor en la zona posterior de la rodilla y la pantorrilla. El dolor aumenta cuando la rodilla se encuentra extendida y luego disminuye una vez que la articulación termina en flexión. También produce rigidez, limitando la flexoextensión. Suele empeorar con el ejercicio.

En el examen físico, estando en bipedestación, se puede detectar la protuberancia en el hueco poplíteo. En decúbito supino se palpa con la rodilla en semiflexión y al extender la rodilla se hace más tenso y prominente.

La complicación más frecuente es la rotura, provocando un derramamiento de su contenido líquido a partes blandas, produciendo tumefacción de las regiones poplítea y gemelar, pudiendo simular una trombosis venosa profunda u otras entidades como la celulitis o un hematoma. Sin embargo, la rotura del quiste poplíteo de Baker es más frecuente en aquellos pacientes que sufren de una artropatía inflamatoria subyacente, como la artritis reumatoide, también se puede dar cuando el sujeto sufre de artrosis, traumatismos y desgarros de menisco.

Las causas más frecuentes son artritis reumatoide, enfermedad mixta del tejido conectivo como lesión en los ligamentos, espondiloartritis, condrocalcinosis, sinotivis villonodular pigmentada, artrosis, rotura del menisco, traumatismos y osteocondritis disecante. Generalmente se trata con una punción para aspirar el líquido, raras veces requiere cirugía para su extirpación.


Referencias:

  • E. de Miguel, T. Cobo y E. Martín-Mola. (2004). Quiste de Baker: prevalencia y enfermedades asociadas. Revista Española de Reumatología, 31(10); 538-542.
  • I. Burgos, J Fernández, y J. Navaz. (2010). Rotura de quiste de Baker: un gran simulador. Bulletí Groc, 1(28); 1-4.
  • J. Nigro, A. Méndez y M. Belén. (2012). Quiste de Baker. Quiste Políteo. Diagnóstico y Terapéutica por Eco-esclerosis. Flebología y Linfología – Lecturas Vasculares, 7(17); 1042-1047.