Motivación

De Wiki de las Ciencias del Deporte y la Salud
Saltar a: navegación, buscar

Se define como la dirección o intensidad de un esfuerzo. La dirección del esfuerzo hace referencia a si el individuo se ve atraído por ciertas situaciones o no. Existen dos tipos de motivaciones: Motivación intrínseca: aquella en la que la persona busca conseguir el objetivo marcado y todo lo que debe realizar para lograrlo. Busca su propio reconocimiento. Motivación extrínseca: aquella en la que la persona busca las consecuencias que puede tener su logro. Con esta motivación lo que atrae es el resultado, como por ejemplo, una medalla en una competiciones.

A nivel de psicología deportiva hay muchas respuestas que responde el ser humano para practicar deporte, invertir su tiempo libre para realizarlo e incluso correr el riesgo de lesión o accidente con todo lo que conlleva (baja laboral, inactividad, dolor...) Solo, para poder realizar una disciplina deportiva de manera más o menos regular.

Las posibles respuestas (nombradas por psicólogos deportivos) puede ser: intuición (mediante un instinto de tener que hacer deporte como nuestros antepasados como forma de vida activa diariamente), ambición y superación o hasta podría ser una "necesidad" para el ser humano. Todas estas respuestas las agrupan bajo un único concepto, la motivación.

La motivación tal y como la definíamos al principio del artículo es una dirección o intensidad, de hecho, deriva del latín "motivus o motus" y su significado es "causa de movimiento".

Estas "causas de movimiento" o dirección que nos permite la motivación se dirigen a los objetivos a superar para el deportista. Es muy importante ser realistas en cada objetivo, en caso contrario es muy probable que no se supere el objetivo y aparezca la frustración. Aunque no se supere el objetivo la motivación nos va ayudar a que el deportista asuma el resultado pero no abandone. Volverá a entrenar y hacer los cambios necesarios para cumplir al siguiente objetivo (aunque sea menor que el primero que se marcó).

Para no perder la "fuerza" que genera la motivación es imprescindible que el deportista se plantee objetivos que sea asumibles o reales durante la temporada. Con una planificación que tenga en cuenta el nivel técnico del deportista y sus opciones de entrenamiento será mucho más fácil de conseguir los objetivos marcados, esto creara satisfacción al deportista y le generara más motivación para establecer otros objetivos (recordad que hay 3 tipos de objetivos, a corto plazo (menos de 3 meses), a medio plazo (de 3 a 12 meses) y a largo plazo (más de 12 meses).

En otros idomas

País Traducción
Bandera uk.jpg Inglés insert word here!
Bandera francia.jpg Francés
Bandera arabia.jpg Árabe
Bandera china.jpg Chino
Bandera italia.jpg Italiano
Bandera rusa.jpg Ruso
Bandera alemania.jpg Alemán
La motivación es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta. 

En psicología y filosofía, la motivación implica estados internos que dirigen el organismo hacia metas o fines determinados; son los impulsos que mueven a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación. Este término está relacionado con «voluntad» e «interés». Buscar un reto mayor: una distancia más larga en el caso de los corredores, un peso más pesado en el caso del entrenamiento de fuerza. Y seguimos entrenando. Continuamos corriendo y levantando pesas para llegar a nuestra nueva meta. El problema viene cuando un día te levantas de la cama y ya no dices "¡Me voy a entrenar!", sino "tengo que ir a entrenar". Mejorar las marcas y los tiempos se han convertido en una obligación en lugar de en una pasión, y ha pasado de ser una inyección de adrenalina a algo que nos roba energía. ¿Qué podemos hacer entonces? En primer lugar, tenemos que tomar perspectiva: este es un proceso normal por el que pasamos todas las personas en muchos aspectos de nuestra vida, no sólo en el deportivo. La mejor forma de superarlo es dejar de buscar una motivación externa (mejorar en una marca, por ejemplo) y sentarnos a reflexionar hasta encontrar una motivación intrínseca: algo que se encuentre en nuestro interior y que consiga hacernos disfrutar del deporte. Las motivaciones externas, caracterizadas por una recompensa material, no duran mucho tiempo: una vez conseguido ese premio nos faltará la base donde apoyarnos para seguir entrenando. Sin embargo, una motivación intrínseca o interior no se agotará nunca, sino que nos empujará a trabajar más y mejor. Tómate un descanso, siéntate, reflexiona y encuentra esa motivación que está dentro de ti.

www.altorendimiento.com/blog.....

¿Qué cosas puedes hacer para aumentar tu motivación?

Desarrolla un buen plan de acción. Divide tu meta final en pequeñas submetas. Estas serán hitos que irás consiguiendo y sentirás que te acercan a tu meta final. No olvides celebrar cada uno de ellos. Guarda tu energía física y psíquica para emplearla en lo que realmente quieras conseguir. No la malgastes en cosas que te alejen o te distraigan de tu objetivo. No escatimes en esfuerzos y decisiones. Esto es, si hace falta un paso determinado para alcanzar tu objetivo: hazlo. En ocasiones tenemos que dedicar tiempo, o gastar dinero, en algo a corto plazo para conseguir el objetivo a largo plazo. Míralo como una inversión no como un gasto.

Nunca pierdas de vista tu objetivo. Cuando aparezcan inconvenientes, asúmelos como parte del proceso. Todo tiene su lado bueno y su lado malo. En el momento en el que decidiste luchar por conseguir esa meta no te importó asumir que ibas a tener que hacer cosas difíciles para obtenerla.

No gastes tiempo en quejarte, sólo te quita energías y no te soluciona nada.

Oblígate a actuar. Habrá ocasiones en las que tengas poca energía y otras en las que tendrás que realizar tareas que no te gusten. En estos casos: autocontrol. Oblígate a hacerlo, no pienses en si tienes ganas de hacerlo o no. De hecho, no te hacen falta "tener ganas" para hacer las cosas. Todos hacemos muchas cosas a lo largo del día que no tenemos ganas de hacer y las hacemos, y una vez que las hacemos, nos damos cuenta de que no son para tanto. Primero se hacen las cosas y luego entran las ganas. Lo hago y punto, no pienso si me apetece o no.

Aprovecha los días en los que te encuentres más alegre, optimista y con más energía para hacer las cosas que te cuestan. Es en esos momentos en los que podrás realizar una tarea difícil o podrás llamar a esa persona con la que te cuesta hablar.

Rodéate de personas optimistas, que luchan por lo que quieren conseguir. Todo se contagia, el pesimismo y el optimismo.

Fíjate en la parte que llevas conseguida, no en la que te queda por conseguir.

Y, sobre todo: disfruta del camino. Porque el ser humano disfruta de la ilusión cuando lucha por las cosas, no cuando las consigue. Una vez que hayas conseguido tu meta, tendrás que buscar otra nueva para volver a ilusionarte.

--Joordan19 (discusión) 17:52 3 nov 2015 (CET) Motivación