Inmunosupresión

De Wiki de las Ciencias del Deporte y la Salud
Saltar a: navegación, buscar

Inmunosupresión: Disminución en la habilidad del sistema inmune a tratar las infecciones. Se cree que el ejercicio extenuante aumenta la inmunosupresión y el riesgo de infección.

Para minimizar el riesgo de sufrir inmunosupresión el deportista debe tener en cuenta los siguientes puntos:

1. Disponer entre cada sesión de entrenamiento del tiempo suficiente para recuperarse. Incluye uno o dos días de recuperación/descanso en el programa de entrenamiento semanal.

2. Evitar sesiones de entrenamiento extremadamente largas y seccionarlas si es posible. El ejercicio extenuante prolongado (más de dos horas) se asocia con la depresión del correcto funcionamiento del sistema inmune, la cual puede durar varias horas tras la actividad deportiva. Restringir la duración de la actividad a menos de dos horas continuas por sesión.

3. El deportista, los compañeros de equipo, el entrenador y/o el equipo técnico deben ayudarse unos a otros observando los estados de ánimo, las sensaciones de fatiga y las molestias musculares durante el entrenamiento.

4. Los entrenadores deben dialogar con sus deportistas sobre como minimizar otros aspectos psicológicos y sociales que puedan estresar el nivel de vida del deportista.

5. Considerar seriamente la cantidad de sueño que se permiten diariamente (como mínimo seis horas diarias). Privarse de dormir está asociado con la inmunosupresión incluso en gente sedentaria.

6. En caso de largos viajes (con cambios horarios) puede que se necesite más tiempo de descanso para ajustar sus ritmos de circadian (reloj biológico).

7. La dieta es crucial. Muchas vitaminas y minerales ayudan a luchar contra las infecciones, particularmente la vitamina C, vitamina A y el mineral zinc. Una dieta bien equilibrada debe proveer todas las vitaminas y minerales necesarios. Si no se tiene a mano frutas frescas o verduras, considerar la suplementación (ingesta de suplementos dietéticos). Pero tener cuidado: no exceder de ellos. Algunos suplementos -por ejemplo el zinc- tienen efectos inmunosupresivos si se toman en cantidades excesivas.

8. Asegurarse que la dieta provee la cantidad de energía necesaria, hidratos de carbono y proteínas.

9. Concienciarse de que los periodos en los que más se vacían los depósitos de hidratos de carbono, están relacionados con la inmunosupresión.

10. Tomar fluidos que contengan hidratos de carbono antes, durante y después de actividades de larga duración. Esto es tan importante para el entrenamiento como para la competición. Los fluidos ricos en carbohidratos consumidos antes, durante y tras la actividad parecen reducir los efectos adversos que tiene el ejercicio con respecto a la función inmune (siempre que el ejercicio no se realice hasta el punto de fatiga).

Referencias

Sport English Council Press, El sobreentrenamiento e infecciones en deportistas. Revista Alto Rendimiento, Vol. 2, Nº. 11, 2003, Pág. 17-20. ISSN. 1695-7652, Editorial Alto Rendimiento. [1]