Glucógeno

De Wiki de las Ciencias del Deporte y la Salud
Saltar a: navegación, buscar

El glucógeno es una fuente de energía que deriva de la glucosa, encontrándose en el azúcar o en los vegetales en forma de almidón. Se obtiene principalmente a través de los hidratos de carbono, que son transformados en glucosa, utilizándose ésta como fuente de energía.

Esta glucosa es almacenada en nuestro cuerpo como reserva energética. Cuando no se hace uso de ésta, es almacenada para poder ser usada más adelante, pero para ello debe ser transformada en glucógeno (gluconeogénesis), proceso realizado a través del hígado y los músculos, donde se guardan las reservas producidas (1/3 en el hígado y 2/3 en los músculos).

El glucógeno hepático sirve para mantener un correcto nivel de glucosa en la sangre, agotándose a las 12-18 horas de ayuno. Por otro lado, el glucógeno muscular sólo se ve afectado si se realiza una actividad intensa de larga duración, en la que los músculos utilizan estas reservas para convertirlas en glucosa (glucogénesis), utilizada sólo por los propios músculos.

Cuando existe un exceso de glucosa, no toda puede ser transformada en glucógeno, por lo que el organismo la convierte en grasa. Por el contrario, cuando las reservas de glucógeno no son suficientes, se produce la quema de grasa.


Contenido

El glucógeno en el deporte

La dieta de los deportistas es muy importante, ya que las dietas bajas en carbohidratos producen la formación de glucógeno a partir de elementos estructurales de otros macronutrientes, como las proteínas, produciéndose así la quema de músculo para formar nueva glucosa,y en consecuencia una disminución del rendimiento. Por ello, cuando los atletas tienen que hacer frente a una competición, es de vital importancia que llenen sus depósitos de glucógeno muscular antes de ésta, consiguiendo así un aumento del rendimiento y un retraso de la fatiga en actividades físicas de larga duración.

Asegurar el abastecimiento suficientemente de CHO justo antes de una competición tiene un efecto insignificante para eventos de corta o moderada duración (menos de 60 minutos). En esos casos sería como añadir más fuel al tanque de un vehículo que ya tiene el deposito lleno para realizar un corto trayecto. Pero si los niveles iniciales de glucógeno están por los suelos (por ejemplo, si se va a participar en un torneo que tiene lugar durante varios días) o la actividad a realizar dura 90 minutos o más, el consumo de CHO previo al ejercicio podría mejorar el rendimiento.

También, se ha sugerido que debido a que las mujeres han demostrado una menor dependencia del glucógeno muscular durante 90 minutos de ejercicio de intensidad moderada (Tarnopolsky, 1990), pueden destacar en pruebas de resistencia y ultrarresistencia. Sin embargo, para mantener un nivel alto durante estos eventos, es imprescindible adoptar una aproximación cuidadosa de ingsta exógena. Por lo tanto, no está claro si la oxidación de la grasa ligeramente superior proporciona claros beneficios durante episodios de trabajo prolongado en los que el aporte exógeno se convierte en obligatorio para mantener la producción de trabajo. [[1]]

Entrenamiento en depleción de glucógeno

Se sabe que la carga de glucógeno incrementa el rendimiento de fondo desde hace muchos años. Como resultado, la mayoría de los atletas y entrenadores creen que entrenar en un estado de carga de glucógeno es esencial para una condición y rendimiento óptimos. Sin embargo, la validez de esta filosofía está en la actualidad cambiando. Se empieza a creer, claramente, que hay beneficios entrenando en un estado de agotamiento de glucógeno.Las ventajas potenciales de este tipo de entrenamiento han llevado a muchos entrenadores y científicos a adoptar una nueva filosofía de trabajo: "Entrene vacío, compita lleno".

En apoyo de los efectos beneficiosos de entrenar en estado de vaciamiento de glucógeno, Hansen et al., (2005) mostraron que 10 semanas de trabajo físico en estado de disminución de glucógeno daba como resultado un aumento del mas del 85% del tiempo de fatiga, en comparación con el entrenamiento con elevada cantidad de glucógeno. Estos resultados, que han sido confirmados en ciclistas altamente entrenados, sugieren que, independientemente del estado de entrenamiento del deportista, entrenar en un estado de agotamiento de glucógeno daba como resultado un incremento en su capacidad para utilizar la grasa como combustible.

El entrenamiento en un estado de depleción de glucógeno, aumenta la capacidad de obtener la energía a través de la oxidación de las grasas, por lo que durante la competición, conseguimos un ahorro de glucógeno, lo que nos permite retrasar la aparición de la fatiga, y en consecuencia, prolongar un alto rendimiento.

Hemos de añadir que esto no ocurre en todos los deportes, en ejercicios de baja intensidad es beneficioso, pero en cambio, en ejercicios de alta intensiadad y períodos breves de tiempo, no se producen beneficios. Así como en los entrenamientos contra resistencia no existe ningún tipo de benficio al respecto, en todo caso, el entrenamiento en depleción de glucógeno puede disminuir las adaptaciones al entrenamiento.

Enlaces de interés

Pidcock, Janet, El factor G.I. Puede ser la respuesta para optimizar tu rendimiento: indice glicémico. Revista Alto Rendimiento, Vol. 1, Nº. 2, 2002, Pág. 13-17. ISSN. 1695-7652, Editorial Alto Rendimiento [2]

Referencias bibliográficas

MujerVivirSalud. ¿Qué es el glucógeno?

VidaActiva. El glucógeno combustible esencial.